viernes, 12 de junio de 2020

OFENSIVA PATRONAL CONTRA EL SALARIO


A casi 80 días de iniciado el aislamiento social obligatorio la situación de los trabajadores y trabajadoras de televisión, tanto de las productoras y canales de aire como de las cableras, continua empeorando de la mano del atraso salarial, los despidos, las suspensiones, los sueldos en cuotas o directamente el contagio del Covid-19 ante la desidia patronal y la complicidad sindical que mira hacia otro lado.

Clasificada la actividad como esencial, los trabajadores y trabajadoras de televisión continuamos trabajando diariamente desde el inicio de la pandemia sin ningún tipo de protocolo de salud ni cobrando ningún plus adicional por prestar tareas en medio de la pandemia.

Con las paritarias vencidas en los dos sectores de la actividad y con una inflación interanual según el INDEC del orden del 45,6 % a abril de 2020, el salario se sigue depreciando y ha llevado a una situación en donde prácticamente la totalidad de los salarios básicos de televisión se encuentran bajo la línea de pobreza calculada a abril de 2020 en 42593 pesos.

Productoras y canales de aire
Actualmente, los trabajadores y trabajadoras nucleados bajo convenio ATA-CAPIT  continúan sin el ajuste paritario que debía ser resuelto en marzo luego de que se firmara un primer aumento  de un 14%. La estrategia de la directiva nacional de  firmar solo una primera parte y dejar para más adelante negociar un segundo tramo  resulto un rotundo fracaso y hoy  estamos sufriendo las consecuencias . De septiembre de 2019 a abril de 2020 mientras que nuestro salario aumentó un 14% la canasta básica total lo hizo en un 22% (Datos INDEC).

Mientras tanto el avance patronal continúa con cientos de compañeros y compañeras que han perdido su ingreso producto del cese de actividades en algunas empresas que se vieron obligadas a detener sus producciones. En este caso, la pandemia ha descubierto la gran precarización que envuelve todo el circuito de producción audiovisual donde una parte cada vez mayor de trabajadores y trabajadoras son “eventuales” o “freelance”. 

Los compañeros y compañeras afectadas no solo han quedado con cero ingresos, en muchísimos casos también se les ha caído la obra social por falta de aportes y muchísimos no han accedido a la ayuda estatal por haber facturado en el mes de abril. Ante tal situación desesperante, la directiva nacional del sindicato dispuso una ayuda de $3000 pesos para comprar comida  solo a los afiliados y elevo una queja a la cámara empresaria en forma de repudio. De esta ayuda, apenas un número reducido de compañeros pudo acceder a esta mísera suma.

Mientras tanto, otra gran cantidad de trabajadores y trabajadoras  también han visto reducido sus ingresos pese a que la mayor parte las empresas recurrieron a la ayuda estatal para abonar los sueldos a través del  programa de asistencia de emergencia al trabajo y a la producción (ATP) . Sin embargo, solo abonaron un 50% de la totalidad de los salarios y en algunos casos adelantando a sus trabajadores dinero en carácter de préstamo.

Los comunicados de repudio por parte de la directiva nacional continúan sin que las patronales se les mueva un pelo. Por abajo, las bases mastican bronca y comienzan a debatir y organizarse, como es el caso de los trabajadores y trabajadoras de los móviles de futbol , los eventuales o de las empresas  audiovisuales que están reclamando por un subsidio de 30000 pesos para los compañeros y compañeras de la actividad.

Las cableras
Por el lado de las cableras la situación no es mejor. El último tramo de la paritaria también esta vencido y aun no se sabe que se está negociando con la cámara empresaria.  

El avance de la pandemia también dejo a los trabajadores y trabajadoras de cable en una situación de riesgo por el carácter de esencial que asumió nuestra actividad y porque debieron continuar sus tareas sin elementos de seguridad ni protocolo alguno de trabajo mientras no solo circulaban por la vía publica sino entrando a los hogares de los clientes.

Muchos compañeros se vieron contagiados y varias bases operativas enteras debieron ser puestos en cuarentena como ha sucedido con el depósito de Cablevisión en Lugano o las bases de Telecentro en Flores,  Lomas del Mirador o Chacharita por citar algunos.


La situación es peor  para los trabajadores y trabajadoras de las empresas tercerizadas que son utilizadas por las grandes compañías y que prestan sus funciones en en condiciones de insalubridad total, sin elementos de seguridad, sin protocolo alguno, fuera del convenio de la actividad  y que fueron el back up de las grandes compañías para hacer frente al aumento de la demanda que tuvieron durante al pandemia.

Una vez más, los trabajadores y trabajadoras somos  los que ponemos el cuerpo para que las empresas embolsen sus millones.

El teletrabajo
El inicio de la pandemia dio lugar a un crecimiento generalizado del teletrabajo que agravo aun más la situación que venimos describiendo, ya que además es ahora  el trabajador quien debe asumir los costos del proceso productivo ya sea a través del pago de la energía eléctrica consumida, o el teléfono o los datos, por citar algunos ejemplos.

A esto se le debe sumar en muchos casos una intensificación de los ritmos del trabajo cuando no el aumento de la jornada laboral que redunda en una mayor explotación de la fuerza de trabajo.

Frente a esta situación, los trabajadores y trabajadoras de televisión no solo debemos exigir el pago de un extra para solventar estos gastos sino también el derecho a la desconexión y al respeto de la jornada laboral convenida, urgente en estos tiempos de conectividad permanente y donde el virus altero los ritmos y formas del trabajo.

Discutamos una salida
La situación del carácter vencido de nuestra paritaria, pese a su lado negativo, nos ha dejado ante la posibilidad de poder unificar nuevamente  las paritarias de circuito cerrado y productoras y canales de aire. Semejante posibilidad no solo otorgaría un mayor poder de presión al gremio sino que avanzaría en recomponer el colectivo de trabajadores  y trabajadoras de televisión cada vez más atomizado.

La lucha por el salario y por nuestra salud nos obliga a reagruparnos para poder llevar adelante consecuentemente nuestros reclamos. La directiva nacional del sindicato ha abdicado hace rato de luchar por nuestros derechos y lo confirma la cruda realidad que enfrentamos los trabajadores y trabajadoras de la actividad.

La necesidad de poner en pie un reagrupamiento antiburocrático que luche por la recuperación de  nuestro gremio se plantea objetivamente y desde La Naranja militamos incansablemente para llevarlo adelante.

En momentos donde la clase capitalista intenta descargar la crisis sobre las espadas de los trabajadores y trabajadoras de la mano de despidos masivos, suspensiones, la precarización y reforma laboral incluida, con la complicidad de toda la burocracia sindical y los partidos políticos patronales, el reagrupamiento de los trabajadores es elemental.

En ese sentido, desde la Naranja de televisión en la Coordinadora Sindical Clasista – PO llamamos a los compañeros y compañeras de televisión a participar de la movilización que desde nuestras agrupaciones impulsamos dentro del Plenario Sindical Combativo a realizarse este 16 de junio al centro político en reclamo de todas nuestras exigencias y  para que la crisis la paguen los capitalistas.

No al ingreso en los domicilios a menos que sean tareas esenciales. Defensa de los convenios 131/75 y 223/75. Pase a planta de los "contratados" bajo Convenio Colectivo de Trabajo 131/75 y JD. Sostenimiento de la cobertura de salud para todos los compañeros y compañeras. Apertura de los libros de las empresas, canales o productoras que declaren estar en crisis o pretendan despedir o rebajar los salarios (exijamos que se cumpla el artículo 8 del DNU 297/2020). ¡No a la rebaja salarial! ¡No al pago en cuotas! Defendamos el poder adquisitivo del salario: apertura de la paritaria y, hasta que esto no suceda, ajuste automático del mismo por la inflación del Indec.
Por la organización independiente de los trabajadores. 






martes, 2 de junio de 2020

LAS EMPRESAS DE TELEVISION REFUERZAN EL ATAQUE A LOS TRABAJADORES

Las patronales de televisión se frotan las manos pensando en sus ganancias al conocerse el “boom” en telecomunicaciones, transmisión de datos y número de televidentes en el contexto de la cuarentena. Según los datos de la medidora Ibope Media, para los canales de aire el aumento del rating en hogares es un 31%. Y un 30% más del “average time spent” visionado (tiempo que pasa el televidente frente a la pantalla) en todas las franjas horarias.
En este contexto, la cablera Directv realizó una “apertura de señal sin costo adicional”, mientras que Telecentro y Cablevisión liberaron paquetes “Premium” y de “Streaming”.
Todos estos negocios tienen como base la superexplotación, la reducción salarial y el atropello de las condiciones de los trabajadores de televisión y de las “cableras”, que se han intensificado en este período. 
América, C5N y sigue la lista…
En el canal América, la ofensiva patronal comenzó con la disminución de la mitad del personal de planta para realizar el doble de programación, y avanzó luego con un ataque en regla contra el salario que pretenden abonar en un 50%, hasta ahora en suspenso. Esto último obligó a un comunicado y amenaza de paro de parte de la dirección del Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (Satsaid).
En C5N, por su parte, la patronal optó por el salario en cuotas sin saber cuándo se iba a pagar con exactitud. El Satsaid, que tiene allí su programa de televisión, se llamó a silencio. 
Las patronales negreras y tercerizadoras de móviles de televisión, que cubren los eventos de fútbol, recitales, ficción y eventos en general, directamente desconocen la relación laboral de cientos de trabajadores, que no están cobrando desde que se declaró el aislamiento social y obligatorio. Desde hace más de 15 años, el sindicato deja hacer frente a la existencia de este sector precarizado, que es contratado como “eventual” pese a que realiza tareas habituales. Ello pese a que las empresas que se benefician de esta situación son nada más y nada menos que multinacionales de la talla de Turner, Fox, ESPN (Prom TV) y otras, que carecen de una planta de personal operativa y técnica de exteriores efectiva. Esto es lo que hoy están reclamando los compañeros y compañeras, junto con una garantía salarial y derechos laborales -entre los que se destaca una cobertura de salud a cargo de las empresas, que hasta hoy se ahorran desfinanciando la obra social del sindicato.
Circuito cerrado, Cablevisión/Telecom…
Las cableras vienen presionando desde el inicio de la cuarentena para seguir realizando instalaciones en los domicilios a pesar de todos los protocolos que plantean no ingresar a menos que sean actividades esenciales para no exponer a los trabajadores y usuarios al contagio. El acuerdo firmado con Telecom-Cablevisión por parte de la dirección del Satsaid la posiciona como parte del lobby patronal que pretende romper la cuarentena para privilegiar sus ganancias. Mientras se reiteran los “repudios” y declaraciones genéricas contra las patronales, dejan avanzar y se adaptan por abajo, firmando actas o convenios por empresa que consolidan los ataques en el gremio.
Desde La Naranja de Televisión denunciamos esta situación y llamamos a sacar conclusiones. Estamos atravesando una crisis que plantea la necesidad de una lucha por la defensa de todos los puestos de trabajo y el control de los trabajadores y delegados de las normas de bioseguridad.
No al ingreso en los domicilios a menos que sean tareas esenciales. Defensa de los convenios 131/75 y 223/75. Pase a planta de los "contratados" bajo Convenio Colectivo de Trabajo 131/75 y JD. Sostenimiento de la cobertura de salud para todos los compañeros y compañeras. Apertura de los libros de las empresas, canales o productoras que declaren estar en crisis o pretendan despedir o rebajar los salarios (exijamos que se cumpla el artículo 8 del DNU 297/2020). ¡No a la rebaja salarial! ¡No al pago en cuotas! Defendamos el poder adquisitivo del salario: apertura de la paritaria y, hasta que esto no suceda, ajuste automático del mismo por la inflación del Indec.
Por la organización independiente de los trabajadores. 

miércoles, 30 de octubre de 2019

PARITARIA ATA-CAPIT: DISCUTAMOS UN PLAN DE LUCHA EN SERIO


La paritaria de los trabajadores de televisión con la cámara empresaria de productoras y canales de aire (ATA – CAPIT) se encuentra en un impasse. Las patronales han incumplido el acuerdo paritario 2018 que incluía una cláusula de revisión para junio de 2019 y continúan dilatando las negociaciones con la paritaria vencida.  

Del lado sindical, las medidas escalonadas que lleva adelante la directiva del sindicato están chocando con importantes limitaciones debido a la política conservadora de las mismas y empiezan generar bronca entre los compañeros y compañeras de televisión que vemos nuestro salario cada vez más atrasado.


La última oferta realizada por las cámaras ha sido de un 8% en septiembre en carácter de revisión y un aumento semestral del 15% de octubre a marzo de 2020 como primer parte de la paritaria. Con el argumento de que han absorbido los aumentos pasados debido a que los ingresos en pauta publicitaria no han acompañado la inflación, pretenden que los trabajadores seamos los que paguemos la crisis.


La realidad es que sucesivas paritarias a la baja han llevado prácticamente a la totalidad de las escalas salariales de la actividad por debajo de la línea de pobreza.


Si la situación en los medios privados se ha visto deteriorada producto del avance flexibilizador, despidos y ataque al activismo, la situación de la actividad televisiva en los medios públicos es alarmante. La política de partirías cero dictada por el gobierno nacional ha sido llevada adelante por todos los gobiernos provinciales independientemente del signo político que revistan. Desde Alicia Kirchner en Santa Cruz que mantiene congelados los salarios de los trabajadores de Canal 9 de Rio Gallegos o el Canal 12 de Posadas, en situación similar, solo por nombrar algunos.


La defensa del salario y las condiciones de trabajo solo puede ser llevada consecuentemente por medio de la movilización de los trabajadores cosa que la directiva del SATSAID evita como la peste.


En contraste, ante los cierres de empresas, despidos discriminatorios, persecución sindical, retiros voluntarios, despidos, avance de la tercerización y precarización de la actividad, la política desplegada por el sindicato fue de desmovilización de los trabajadores y su reemplazo por el aparato orgánico. Y En oposición a la lucha se desarrolló la política de llevar todos los conflictos al ministerio de trabajo para luego ir a negociar entre 4 paredes.


Hoy, las limitaciones del supuesto plan de lucha que se está llevando a cabo saltan a la vista y son consecuencia de los durísimos golpes que venimos sufriendo desde hace años en la actividad.

Los paros parciales, donde se han llevado adelante, han sido fácilmente eludidos por las patronales o bien adelantando contenidos, o bien suplantando a los huelguistas con personal fuera de convenio o monotributistas freelance.


Para colmo, la directiva del sindicato ha recurrido como estrategia a el canje de menciones en los programas de televisión a cambio de levantar las medias de fuerza. Es así como Mirtha Legrand, Marcelo Tinelli el fútbol  y tantos más han podido salir al aire en medio de un paro.


Frente a este cuadro, los trabajadores de televisión reclamamos acciones más enérgicas y un verdadero plan de lucha que imponga a las patronales la revisión del acuerdo y su pago retroactivo mientras se discute ya nuestra nueva paritaria.


Las reservas de lucha de los compañeros y compañeras de televisión son aun fuertes, en los lugares de trabajo crecen el malestar y la bronca por las concesiones permanentes a las patronales y es por eso que han surgido listas de oposición a esta política en numerosas seccionales y empresas.  

La miseria creciente y el peligro de un deterioro mayor del salario producto de la disparada del dólar y la inflación obligan a encarar un plan de lucha en serio y movilizar a los trabajadores para conseguirlo.


En oposición a las medidas que luego se levantan, a las menciones de solidaridad en reemplazo de la acción directa, discutamos un paro activo por tiempo indeterminado hasta lograr nuestro justo reclamo.


El llamado de la dirección del sindicato enrolado en la corriente federal, a votar por F-F nos debe poner en alerta a los trabajadores de televisión. El programa de F-F y su pacto social implica el congelamiento de salarios cuando estos son de pobreza y la inflación los sigue erosionando. El mismo Fernández en plena campaña llamo a levantar el paro aeronáutico y a no salir a la calle para derribar el ajuste de Macri y el FMI. Precisamente lo opuesto a nuestros hermanos latinoamericanos ecuatorianos y chilenos que producto de la movilización popular lograron derribar decretos antipopulares.


La defensa de las condiciones de trabajo y los derechos de los trabajadores de televisión solo va a poder ser llevada adelante en la medida que tengamos una organización independiente de los partidos patronales y del estado.
 
Para tal fin desde la Naranja de televisión luchamos por la recuperación de nuestras organizaciones sindicales para ponerlas al servicio de los trabajadores. Impulsando la movilización y la organización de los explotados para la defensa de las condiciones y puestos de trabajo.


Participemos activamente en cada lugar de trabajo y discutamos un plan de lucha para vencer el avance patronal.


Plan de lucha y paro por tiempo indeterminado


Revisión urgente y retroactiva a junio 2018.


Salario mínimo igual a la canasta básica familiar hoy en 55000 pesos


Bastad e despidos.


Basta de persecución sindical


Apertura de los libros contables


Ocupación de toda empresa que cierre o despida


Fuera la burocracia sindical

jueves, 5 de septiembre de 2019

ORDENAN LA REINSTALACION DE UN DESPEDIDO POR DISCRIMINACION SINDICAL EN ESPN


Primer triunfo. Vamos por la reincoporación de los otros cuatro compañeros.


La Cámara de Apelaciones del Trabajo acaba de reinstalar en su puesto de trabajo a un compañero de ESPN despedido en el año 2014 por considerarlo un despido discriminatorio.
Como denunciamos en su momento, los 5 despidos de enero de 2014 entre los que se encontraba nuestro compañero fueron el primer avance por parte de la patronal con el objeto de desarticular un proceso de organización de los trabajadores en franco avance que obstaculizaba sus planes de avanzar en la flexibilización y tercerización del trabajo.
Con el intento de barrer al activismo y disciplinar a los trabajadores, ESPN recurría a los despidos individualizados y discriminatorios.
Dos años más tarde, en 2016, ESPN volvería a recurrir a las cesantías para acabar definitivamente con cualquier resto de organización independiente de los trabajadores despidiendo a toda la lista opositora ante el silencio de la interna y de la dirección del sindicato que se negaron rotundamente a luchar por los puestos de trabajo y que negaron sistemáticamente que se tratara de despidos discriminatorios.
En ese momento, pese a la lucha sostenida que entablamos desde la Naranja y compañeros de la Blanca y Negra, la burocracia logró imponer sin paro, sin lucha y en una asamblea de escasos 20 compañeros, el cierre del conflicto.
Posteriormente, y ya sin ningún obstáculo para desplegar su política anti obrera, ESPN cerraría toda el área de producción, con cerca de 50 compañeros, recontratando a algunos compañeros y compañeras a través de la tercerizada de PEGSA con menor salario y peores condiciones laborales y mudó el edificio del microcentro a San Isidro y Pilar.  
Luego de casi 5 años, la reinstalación en su puesto de trabajo de Paulo Cuneo, es el primer paso que damos en una lucha que aún continúa.
Este pequeño triunfo que logramos es un nuevo punto de apoyo en la lucha por reagrupar a los trabajadores y trabajadoras de televisión con el objeto de recuperar nuestra organización sindical para que represente y defienda consecuentemente los derechos y puestos laborales de los compañeros de televisión.
Desde fines de 2015 la actividad televisiva ha sufrido más de 2 mi despidos. En todo ese periodo, la dirección del sindicato jamás realizó un solo paro nacional para luchar contra semejante ofensiva. En ese mismo lapso, flexibilizó los convenios principales de actividad y firmó todas las paritarias a la baja. En el interior, cientos de compañeros y compañeras sufren la política de paritaria “cero” desde hace años.
Este chaleco que intenta contener a las expresiones genuinas que luchan por la defensa de las condiciones de trabajo ha comenzado a agrietarse y por eso han surgido en numerosas regionales y empresas listas opositoras que intentan abrirse paso.
La lucha por recuperar nuestras organizaciones de manos de la burocracia sindical está más vigente que nunca.
Saludamos la reincorporación de nuestro compañero y continuamos exigiendo la reinstalación de los otros 5 despedidos entre 2014 y 2017 que continúan con su lucha por la reincorporación.
Fuera la burocracia sindical
Basta de persecución sindical
Reinstalación ya de Pérez, Karavias, Strozza, Cal y Getselteris
Basta de despidos
Ocupación de toda empresa que cierra o despida
Reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario
Salario mínimo igual a la canasta familiar

sábado, 31 de agosto de 2019

PARITARIA ATVC: SIN LUCHA, SE CERRO UNA PARITARIA "CORTA"

La dirección del Satsaid acaba de firmar un acuerdo “corto” del 12% en 2 cuotas y una suma fija por única vez con las patronales de ATVC (Asociacion Argentina de Television por Cable).  El aumento del 7% retroactivo a junio y del 5% a partir de octubre a tan solo días de una mega devaluación del 30% que aún no ha tocado su techo. Y con una inflación que se acelera día a día, no solo es insuficiente, sino que ya ha sido barrido de un plumazo con los nuevos aumentos, abriendo en los hechos la necesidad de reabrir la paritaria. 

Muy lejos del 45% presentado meses atrás a la cámara del sector y por el cual se convocó a un paro levantado luego de la conciliación dictada por la Secretaría de Trabajo, el Satsaid presentó de modo relámpago este nuevo acuerdo, similar al firmado meses atrás por Foetra con las patronales telefónicas.
La entrega de la paritaria, en medio de una crisis política, económica y social excepcional, sin haber realizado una sola movilización para presionar a las patronales para mejorar la paritaria, se inscribe en el marco más general de la tregua que toda la burocracia de la CGT otorgó al actual gobierno.
De este modo, la directiva del sindicato, que durante la administración anterior nos decía que los trabajadores no debíamos hacerle un paro al gobierno de los Kirchner; y que durante el gobierno de Macri decía que los trabajadores debían joderse por haber votado mal, ahora nos dice que debemos esperar a octubre. De luchar, ni hablar.
Mientras el deterioro del poder adquisitivo de los compañeros y compañeras de televisión avanza, las patronales de la actividad han visto crecer sus ganancias gracias a la tercerización creciente, la precariedad en aumento, el abandono del convenio y los cuantiosos ingresos producto del aumento de las tarifas.
En nombre de que ahora “es momento de aguantar”, la dirección del sindicato archiva cualquier atisbo de lucha pese a la bronca de los trabajadores y trabajadoras que ya no aguantamos más. Muestran así su incapacidad para llevar adelante una lucha consecuente por la defensa de nuestro salario y condiciones de trabajo.
Lejos de haber cerrado la cuestión, la situación económica apremiante obliga a plantear nuevamente la reapertura de las paritarias y discutir un plan de lucha para lograrlo.
Para eso, es necesario recuperar nuestras organizaciones sindicales para ponerlas al servicio de los trabajadores.
Desde La Naranja luchamos diariamente por ello.
Basta de tregua. Paro nacional de 36hs. Plan de lucha. Reapertura de paritarias. Cláusula gatillo. Salario básico igual a la canasta familiar. Basta de despidos. Ocupación de toda empresa que cierra o despida. Que la crisis la paguen los capitalistas.
 

jueves, 6 de diciembre de 2018

PARITARIA ATA-CAPIT RECHACEMOS EL ACUERDO. PLAN DE LUCHA





El sindicato argentino de televisión ha puesto a consideración de los trabajadores de televisión un preacuerdo paritario alcanzado con las patronales de los canales de aire y productoras del 35% en tres cuotas, 17% retroactivo a octubre, 10% en febrero y 8% en mayo de 2019, más una suma de $15000 que absorbería el famoso bono del gobierno nacional y una cláusula de revisión en junio de 2019.

Sin haber realizado una sola medida de fuerza ni movilización del conjunto de los trabajadores, en sintonía absoluta con la parálisis que ha mostrado la CGT pese al terrible ajuste que está descargando el gobierno nacional y los gobernadores sobre la clase trabajadora, la dirección del sindicato pretende aprobar este preacuerdo antes del 7 de diciembre.

En estos dos meses en los que los trabajadores nos encontramos al margen de la discusión salarial, presentan una supuesta “razonabilidad” de la cifra para cerrar la discusión salarial de un plumazo en tan solo 4 días sin haber movilizado al conjunto del gremio en todo este tiempo ni mostrado el mas mínimo interés en preparar un plan de lucha para defender el salario de los compañeros y compañeras del sector al termino de las negociaciones.

Según el comunicado, en “el actual contexto hemos alcanzado una propuesta salarial que tiene razonabilidad en cuanto a la actualización del salario en estos meses de altísima inflación”.

Lo que no dice el comunicado es que, de aceptar la propuesta, el salario de los trabajadores y trabajadoras de televisión en los canales de aire y productoras perdería por lo menos un 10% del poder adquisitivo del salario. De esta forma, se consolida una perdida enorme de nuestros ingresos, con sucesivas paritarias a la baja: 38% en 2016 y del 23% en 2017 frente a una inflación superior al 40% y al 25% respectivamente.

En los hechos, la directiva del sindicato ha claudicado en la lucha por la defensa del salario, muestra suficiente es este intento de cerrar un acuerdo sin haber realizado una sola medida de fuerza para ejercer presión sobre las patronales del sector que vienen llevando adelante un brutal ajuste sobre los compañeros y compañeras de televisión.

También ha claudicado en la lucha por la defensa de los puestos y condiciones laborales cuando pese a los miles de despidos que se vienen realizando desde hace años el sindicato no realizo un solo para general para enfrentarlos y claudico en la entrega del convenio tanto en los canales de aire y productoras como en las cableras en las ultimas paritarias.

La experiencia de los últimos años confirma la necesidad de superar a la dirección de la Azul y Blanca para la defensa del salario y de los puestos de trabajo de televisión. La importancia de un reagrupamiento de los compañeros y compañeras de televisión para recuperar nuestro gremio y ponerlo al servicio de los trabajadores emerge una y otra vez.

Desde La Naranja llamamos a los compañeros y compañeras de televisión a rechazar este acuerdo y debatir un plan de lucha para defender nuestro salario y los puestos de trabajo.

Frente al intento de despidos masivos, paro general; frente a los recursos preventivos de crisis, exijamos la apertura de los libros contables; para defender el salario, aumento superior al 43% y cláusula gatillo. Ocupación de toda empresa que cierre o despida. Defensa irrestricta del convenio. Abajo el impuesto a las ganancias. Basta de despidos




ABAJO LOS DESPIDOS EN CANAL 9


Es necesario un plan de lucha 
Canal 9 Telearte S.A, presentó ante la Secretaría de Trabajo el recurso preventivo de crisis y comunicó cerca de 180 despidos y la apertura de retiros voluntarios con el argumento de problemas financieros y la incapacidad de hacer frente a sus obligaciones, entre ellas, los salarios de noviembre.
El recurso preventivo, que debe ser avalado por la Secretaría, posibilitaría que el canal pueda pagar sueldos e indemnizaciones al 50% y congelar los salarios de los cerca de 650 trabajadores y trabajadoras del canal.
El pedido del recurso es una profundización del ajuste que lleva adelante la empresa que durante años redujo drásticamente la producción de contenidos propios al tiempo que aumentaba la cantidad de enlatados (programas realizados por fuera del canal que son vendidos a este) siendo la muestra de este deterioro la ausencia de programas de ficción propios desde hace 10 años.
Con el pretexto de una supuesta crisis que atraviesa el sector producto del atraso en la actualización de las pautas publicitarias y el supuesto alto costo laboral, las patronales de televisión han profundizado el ataque sobre los trabajadores.
Casi en simultáneo, Horacio Arreceygor, secretario general del gremio televisivo (Sattsaid), adelantaba la posibilidad de que América TV también presentaría el concurso para poder despedir.
Pese al atraso salarial considerable producto de años de paritarias a la baja y al incumplimiento sistemático del convenio colectivo con las ganancias que ello implica para el sector empresario, las patronales insisten en “el alto costo laboral por la rigidez de los convenios” para seguir avanzando sobre los derechos de los trabajadores y trabajadoras de televisión.
Sin embargo, tal rigidez no existe. El convenio de televisión ha sido flexibilizado a través de actas complementarias en casi todas las empresas, y Canal 9 no es la excepción. Una muestra de ello es el reciente comunicado del Consejo Directivo del Sattsaid que menciona “los numerosos convenios articulados a nivel de empresa que se han suscripto en los últimos años entre el Sattsaid y Telearte S.A., donde con diálogo hemos construido consenso sobre diferentes formas de organizar el trabajo y las tareas”.
En otras palabras, la flexibilización del convenio colectivo a medida de las patronales de la actividad.
Es lo que ha sucedido en la paritaria del año anterior para las productoras y canales de aire, donde la dirección del sindicato firmó una “actualización del convenio” que habilita la polifunción, además de avasallar derechos históricos y que a mediados de este año repitió durante la paritarias de cable, donde también ha “actualizado” el convenio, además de firmar un aumento salarial del 23% cuando la inflación proyectada era del 40%.
Con la promesa de un supuesto “volveremos” en el 2019, la dirección del sindicato ha resignado cualquier tipo de lucha mientras el gobierno nacional y los gobernadores de todos los signos políticos siguen descargando un brutal ataque sobre los trabajadores, desde Alicia Kirchner en Santa Cruz, que prácticamente congeló los sueldos de los trabajadores del Canal 9 estatal de Rio Gallegos desde el 2014, hasta la TV Pública, pasando por Paka Paka, por citar algunos ejemplos.
Para defender los puestos de trabajo y las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras de televisión  es necesario un  gremio movilizado y solidario con todas las luchas. Las políticas de aislamiento de cada conflicto históricamente han conducido a la derrota.
Impulsemos asambleas en los lugares de trabajo para votar un plan de lucha que ponga al gremio de pie enfrentando los grandes problemas que afectan nuestra actividad.
Ante los pedidos de recursos preventivos o despidos masivos exijamos la apertura de los libros contables.  
Desde La Naranja nos solidarizamos con los compañeros de Canal 9 y exigimos la defensa irrestricta de los puestos laborales.
Ningún despido. Apertura de los libros contables. Plan de lucha para defender los puestos de trabajo y el salario